La Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado nos llama a construir un sistema que normalice la migración legal

Hacia un nosotros cada vez más grande es el lema con el que se celebrará esta Jornada el próximo 26 de septiembre. El objetivo de esta edición es tomar conciencia de la situación del mundo en el que vivimos ante el desafío de las migraciones y las oportunidades que nos ofrecen de cara al futuro.

Centrándose en el tema de la Jornada, los obispos de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad humana explican que «para responder en clave de ‘nosotros’ se nos llama a poner todo el esfuerzo en constituir, con todos, un sistema que normalice la migración legal y segura a largo plazo, y que se base plenamente en una ética apoyada en los derechos humanos, en el horizonte de fraternidad universal y en el derecho internacional».

«Esto, puntualizan, nos abre a la tarea de ayudar a recrear el modelo de ciudadanía que propicie una cultura de la integración que, además, aprenda a globalizar la responsabilidad de vivir juntos en esta casa común». En esta línea, señalan como ejemplo las propuestas del papa Francisco en el capítulo que dedica a «la mejor política» dentro de la encíclica Fratelli tutti.

«Es hora de incorporar el grito de tantos y de acoger las huellas ya marcadas», afirman los obispos; además agradecen «todo el camino emprendido en este tiempo por quienes hacen de puentes de esperanza para tantos desde sus comunidades».

Pero en un año complicado por la pandemia, los obispos también quieren hacer presente en su mensaje las dramáticas crisis migratorias, tanto en las fronteras de Canarias como en Ceuta y Melilla. «Las personas vulnerables en movimiento -recuerdan- siguen llamando a nuestras fronteras. Con ellas sentimos que estamos juntos en un mundo plagado de catástrofes, de guerras y consecuencias del cambio climático que siguen obligando a muchos a salir de su tierra».

También muestran su preocupación y rezan «por el dolor de quienes, a poco de llegar, intentan abrirse paso en nuestra sociedad y que, en poco tiempo, ha agrandado sustancialmente su desigualdad».

En este tiempo, «hemos aprendido a constatar que todos estamos interconectados, que compartimos destino y viaje. Sabemos que estamos en el mismo barco en medio de muchas tormentas, donde o permanecemos juntos, o perecemos juntos», añaden los obispos.

En nuestra diócesis, fiel reflejo de esta realidad migratoria, la celebración principal de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado tendrá lugar el domingo 26 de septiembre, en la Catedral de Cádiz, presidida por el obispo diocesano, Mons. Rafael Zornoza.

MATERIALES PARA LA JORNADA:

Subsidio litúrgico para el celebrante

Subsidio litúrgico para el monitor

Mensaje del Papa Francisco

Mensaje de los Obispos

Revista de la Campaña 2021-2022